Noticias Costa Rica

Un voraz incendio destruye una fábrica y dos bodegas

Un incendio causado por chispas de soldadura destruyó, la mañana de este miércoles, una fábrica y dos bodegas en Los Lagos de Heredia.

En total, las llamas consumieron 8.800 metros cuadrados, según el informe realizado por el Cuerpo de Bomberos.

La alerta fue recibida a las 10:05 a. m. de ayer y el fuego fue controlado a las 11 a. m., confirmó el director de Bomberos, Héctor Chaves.

Las autoridades dijeron que las chispas se originaron en la parte externa, donde se realizaban unos trabajos.

En las bodegas había maderas, resinas, barnices, pinturas, solventes y espuma de poliuretano, todos materiales altamente inflamables. Esto pertenece a la fábrica de muebles Euromobilia.

Chaves mencionó que a pesar de que ese tipo de materiales pueden ayudar a que se expanda el fuego, se logró evitar que este alcanzara otras dos estructuras que colindan con las afectadas.

Para evitar cualquier otra emergencia, los bomberos tenían previsto quedarse hasta la noche para extinguir focos de calor.

2611heredia3

La Cruz Roja envió dos unidades y atendió a 10 personas: nueve por inhalación de humo y otra con una quemadura de primer grado en el brazo que no ameritó traslado a un centro médico.

Por su parte, Sidney Rosenstock, vicepresidente de Euromobilia, manifestó que en esa bodega estaba parte de la mercadería de la empresa, pero agregó que todavía no han cuantificado el monto de las pérdidas.

Sin agua. Según Chaves, la situación fue complicada de atender debido a la falta de agua en los seis hidrantes que están en la zona, por lo que se vieron obligados a traer dos camiones cisterna.

“Los hidrantes no tienen agua y necesitamos mucha”, expresó.

El funcionario explicó que los equipos abastecieron agua los primeros 20 minutos, pero después dejaron de suministrarla.

Sin embargo, Francisco Angulo, vocero de la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH), mencionó que dos de los hidrantes que usó Bomberos eran de esa compañía y que sí funcionaron.

Lo que sucedió, según Ángulo, es que debido a la gravedad de la emergencia, la potencia de las tomas de agua disminuyó.

2611heredia2

“Si se conectan siete máquinas de bomberos a dos hidrantes, hay una caída en la presión del agua. No es que quedan vacíos, tampoco”, explicó. Duraron cerca de unos cinco o 10 minutos, en recuperar la potencia.

Fuente y foto: www.nacion.com

VIPER – Sistema de Gestión de Emergencias