Portada » Noticias » Bomberos Voluntarios pide ayuda para seguir trabajando
Bomberos Voluntarios pide ayuda para seguir trabajando

Noticias

Bomberos de Argentina 08 / 09 /2020

Bomberos Voluntarios pide ayuda para seguir trabajando


Buenos Aires.- El presidente de la Asociación Bomberos Voluntarios de Punta Alta, Héctor Fernández, aseguró que la entidad atraviesa una situación económica complicada, que se acentúa por la pandemia de coronavirus, ya que debieron suspender los encuentros, las ventas de alimentos, las ferias y otros eventos que usualmente les sirven para recaudar fondos.

“Estamos funcionando y vamos a seguir funcionando, pero estamos arañando, porque el dinero sale pero no ingresa”, dijo.

Es así que esta semana lanzaron una campaña virtual a través de la plataforma de Mercado Pago Solidario, donde los vecinos pueden aportar 100, 200, 500 o 1.000 pesos, con tarjeta.

Lo novedoso de la iniciativa es que desde la asociación apelan a la generosidad de los puntaltenses y rosaleños en general que ya no residen en la ciudad o de aquel personal retirado de la Armada que pasó muchos años en la ciudad y haya vuelto a su provincia. Por eso, piden que la campaña se viralice y traspase las fronteras del distrito.

Que se haga viral

“La idea es compartir en nuestras redes sociales los links para que cualquier ciudadano pueda hacer una donación. De esa manera, podremos ayudar a quienes requieran de nuestros servicios”, dijo Fernández.

También apeló a los usuarios de Facebook que comparten información de emergencias a las que acuden los bomberos: “Así como se preocupan por saber por qué toca la sirena y uno trata de informales, hoy necesitamos de vuestra ayuda. Una docena de facturas o un atado de cigarrillos cuesta mucho más que esto. Un poco entre todos sería muy bien recibido por la institución”.

Fernández enumeró algunos de los inconvenientes que surgen de la situación económica que atraviesan: “El edificio tiene más de 30 años, hay que ponerlo en valor porque va perdiendo su calidad día a día, no se puede hacer un mantenimiento cabal, todo tiene un costo muy elevado y se nos hace cuesta arriba. Tuvimos que reparar de urgencia la azotea, con una inversión de más de 300.000 pesos.”

“Lo mismo con el parque automotor. Necesitamos un compresor para los equipos autónomos que sale 900.000 pesos; en eso está la vida del bombero y lo vamos a adquirir, más algunos otros elementos necesarios —detalló el presidente de la entidad bomberil—. Esto es como una familia: pagamos impuestos, seguros automotor y de vida, sin importar si salen o no los servicios. Así estamos, tratando no sólo de subsistir sino también de avanzar.”

Explicó que los subsidios que recibe la asociación sólo cubren parte de los gastos operativos y las cuotas de asociados se destinan a sueldos del personal.

“Ya sabemos que el próximo subsidio nacional va a ser muy inferior al del año pasado, de Provincia no tenemos novedades y de parte del Municipio de Coronel Rosales percibimos un porcentaje de un impuesto cuya cifra jamás superó los $ 100.000 en el mes”, contó Fernández.

Coronavirus y el servicio

Ante la emergencia sanitaria, el cuartel también tuvo que tomar las medidas de prevención necesarias para evitar los contagios dentro del cuerpo de servidores públicos, pero los recursos son escasos: “Se están tomando todas las precauciones; en el ingreso al cuartel se les toma la temperatura, usamos alfombras sanitizantes para el calzado y otros elementos provistos por Fundación de Bomberos de Argentina, el Consejo Nacional de Bomberos y nuestra Federación. Son elementos muy costosos y la institución no puede hacerse cargo”, señaló Fernández.

Agregó que muchos efectivos debieron ser licenciados porque son trabajadores esenciales de la salud y tuvieron que estar en “el frente de batalla”, porque son pacientes de riesgo o porque tuvieron contacto estrecho con algún caso positivo de coronavirus. Aclaró que ninguno fue contagiado operativamente: “En otros cuarteles sí hubo contagios; hace 10 días, en el país había más de 130 bomberos que contrajeron COVID-19. A nosotros no nos tocó de forma directa”.

“Cuando toca la sirena, hay que salir. El vecino no tiene la culpa del virus que está dando vueltas. El bombero sigue arriesgándose”, concluyó Fernández.

Fuente: www.nqponline.com









Comentarios