Noticias España

La destitución del jefe de Bomberos desata polémica en LPGC

La destitución de Tomás Duque como jefe de los Bomberos de Las Palmas de Gran Canaria ha desatado una nueva polémica en el Ayuntamiento de la capital grancanaria. Mientras el grupo de gobierno de la ciudad justifica la decisión como consecuencia de «un incumplimiento de la ejecución de instrucciones», la oposición critica que se haya realizado «sin expediente previo ni motivación alguna». Solo Ciudadanos parece estar en la misma línea que el equipo de Augusto Hidalgo en esta decisión.

Tomás Duque llevaba al frente de los Bomberos de Las Palmas de Gran Canaria desde marzo de 2010 hasta este jueves, cuando el Ayuntamiento ha decidido apartarlo de su puesto por, según explican, «incumplir la ejecución de las instrucciones indicadas desde la Dirección General en los últimos meses».

Una decisión que, parece, puede no ser la única, ya que en una nota señalan que «el Ayuntamiento estudia la posibilidad de aplicar otras medidas disciplinarias». Y es que el cuerpo de Bomberos cuenta con una estructura jerarquizada y sus funcionarios están sometidos a la disciplina que estipula la propia normativa del cuerpo, donde se recogen sanciones para este tipo de actuaciones.

Así, dado que se requiere de colaboración y confianza con los superiores para este tipo de puestos, el Ayuntamiento asegura que Tomás Duque la «ha quebrado», lo que ha dado como resultado su cese. Ahora será el suboficial José Antonio Nóbregas el que asumirá la vacante de forma temporal.

El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, ha defendido la destitución alegando que el enfrentamiento con sus superiores «no se puede permitir» en un servicio que afecta a la seguridad, por lo que no puede estar al frente de él alguien que ha actuado con «indisciplina» y con «una falta de respeto clara y pública».

Además, el primer edil capitalino ha señalado que, más allá del cambio efectuado, el Ayuntamiento tiene el propósito de poner en marcha un procedimiento para adjudicar oficialmente el cargo de jefe de Bomberos a una persona «adecuada para ello», ya que, hasta el momento, Duque lo venía ocupando de forma temporal –durante siete años– y así lo hará también su sustituto.

El Partido Popular (PP) se ha mostrado firme en su oposición al cese de Tomás Duque, al considerar que se ha realizado «sin expediente previo ni motivación alguna». Por ello, critica que a pesar de la «mejoras, dotación de medios materiales y de recursos humanos» que requiere el Servicio de Extinción y Salvamento, lo que recibe por «un calentón» es «la improvisada y frívola decisión de cesar a quien ha sido su responsable».

El portavoz del grupo popular en el Consistorio capitalino, Juan José Cardona, manifiesta a través de un comunicado que «no consta antecedente alguno, sin ni tan siquiera apertura de expediente anterior por las supuestas insubordinaciones que ahora se achacan, ni constatadas, ni tan siquiera informadas en su momento».

Por su parte, Ciudadanos ha sido el único partido de la oposición que –hasta el momento– ha mostrado su apoyo de manera pública a la decisión del grupo de gobierno, apelando a que la formación «ha estado alertando durante mucho tiempo de cuestiones muy graves dentro del cuerpo de bomberos». Según su portavoz, Beatriz Correas, «no se pueden permitir» dentro del cuerpo de bomberos actos de indisciplina ni faltas de respeto hacia los superiores».

No obstante, Correas añade que estos problemas «demuestran, también, la falta de responsabilidad política», criticando que Duque haya permanecido tantos años al frente del cuerpo de manera temporal. Es por ello que exigen la convocatoria de las plazas que se necesitan para oficial y suboficial, con el fin de «tener por fin un cuerpo de bomberos con su correspondiente escala de mandos acorde a la ciudad». Una situación que abre una nueva vía de conflicto en el Consistorio.

fuente y foto: canariasenhora.com

VIPER – Sistema de Gestión de Emergencias