Noticias Chile

La declaración del bombero imputado por el megaincendio

La declaración del bombero imputado por el megaincendio

Francisco Mondaca detalló cómo se relacionó con Franco Pinto, exbrigadista de Conaf también imputado por el caso, para poder iniciar el incendio que dejó más de 130 muertos en el verano de 2024. El medio La Tercera tuvo acceso a su declaración, en la que contó el recorrido que hizo para lanzar los artefactos incendiarios que confeccionó al interior de un vehículo minutos antes de los siniestros.

En prisión preventiva quedó este sábado Francisco Mondaca, voluntario de Bomberos de Chile acusado de haber sido el causante material de los incendios que afectaron a la Región de Valparaíso en febrero de 2024 y que cobraron la vida de 137 personas.

Durante la audiencia de formalización de este 25 de mayo, la Fiscalía expuso las eventuales motivaciones de Mondaca y del exbrigadista de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), Franco Pinto, para poder iniciar los siniestros, además de detallar el modo en que operaron durante el 2 de febrero.

La Tercera tuvo acceso a la declaración de Francisco Mondaca, cuyo testimonio fue clave para la Fiscalía a la hora de esclarecer las hipótesis sobre cómo se inició el fuego en la zona y el rol que tuvo cada uno de los imputados en el proceso.

En un comienzo, Mondaca reconoce su interés de ser bombero, detallando que ingresó como voluntario a la 13° Compañía de Bomberos de Valparaíso “George Mustakis Dragonas” en diciembre de 2022.

Franco Pinto, “un amigo”

“Tengo un amigo de nombre Franco Pinto, quien es conductor de una brigada de combate forestal de la Conaf, quien mantiene base en la localidad de Placilla. Con Franco mantengo contacto vía telefónica de voz y mensajería esporádico. Recuerdo que en una concurrencia de incendio que mantuve, coincidimos (…), conversando de diversos temas, entre lo que me indica que a ellos como funcionarios les conviene económicamente hacer horas extras respecto del combate de incendios”, señaló Francisco Mondaca respecto a su relación con el otro imputado.

En esa línea, relató que “unos dos o tres días antes del 2 de febrero del presente año, me encontré con Franco Pinto en la vía pública, en la localidad de Placilla, donde él me dijo que el 2 de febrero estaba ‘bueno’, debido a las condiciones climáticas que existirían esa jornada, como el calor y el viento, además me indicó que estaría ‘bueno’ en el sector de la Reserva Forestal Lago Peñuelas y por la ruta conocida como Camino Viejo a Santiago, ya que existía abundante pasto seco en ese lugar”.

La declaración del bombero imputado por el megaincendio

“Por lo anterior concordamos que yo acudiría en horas de la mañana de ese día hasta el sector Las Tablas y Camino Viejo a Santiago a efectuar incendios, mediante el lanzamiento de artefactos incendiarios que él mismo me había enseñado a confeccionar de forma verbal anteriormente en otro incendio, donde Franco me dijo que debía enrollar fósforos alrededor de un cigarrillo y amarrarlo con un hilo”, agregó.

Un recorrido lanzando artefactos incendiarios

“El día 2 de febrero del 2024 salí de mi casa alrededor de las 11:00 horas, a bordo de un vehículo que yo manejaba desde el mes de enero de 2024, marca Suzuki Spresso color blanco que era de propiedad del marido fallecido de mi tía (…) y fui a la Copec de la Ruta 68 a comprar unos cigarrillos, sin recordar la marca, lo anterior a pesar de que yo no fumo, ya que eran para hacer unos dispositivos de carácter incendiario, los que Franco me había enseñado a confeccionar”, contó Mondaca.

En su declaración, Mondaca apuntó que poseía una caja de fósforos e hilo de volantín, para poder elaborar los dispositivos incendiarios, los que terminó confeccionando al interior de su vehículo tras unos 10 minutos. Tras colocarlos en la zona de la palanca de cambios del vehículo, se dirigió por la Ruta 68 hasta el enlace Melosilla. Ahí comenzó a lanzarlos.

“Los succionaba una sola vez para encenderlos y lanzaba a través del vidrio del copiloto, luego de ello crucé la Ruta 68 por el paso bajo nivel hasta donde está la caletera de la Ruta 68 de ripio, donde me di la vuelta, ya que en primera instancia me quería devolver por la ruta, sin embargo, tomé le decisión de tomar la Ruta Camino Antiguo hacia Santiago, para seguir lanzando dispositivos incendiarios. Por esto es que entre el sector cercano al camino a Quepilcho y un sector donde existe una confluencia entre dos caminos, uno nuevo y otro antiguo, arrojé tres dispositivos más por la ventana, mediante la misma técnica de succionar una vez para encenderlos y luego tirarlos por la ventana”, comentó.

Luego de ese actuar, Mondaca aseguró que dejó lanzarlos en donde se unían los dos caminos, puesto que habían trascurrido algunos minutos y Franco Pinto le había señalado que los cigarros envueltos en hilo y fósforos demoraban cerca de 10 minutos en consumirse. “Supuse que podrían existir algunos artefactos encendidos ya y me dispuse a huir del lugar”.

Mondaca hizo un recorrido por los lugares cercanos a donde había lanzado los dispositivos incendiarios. Quería chequear si estaban encendidos y provocando algún incendio. Al notar que había humo en el sector de Camino Antiguo a Santiago, decidió dar la vuelta por el paso bajo nivel de Melosilla y retomó por la Ruta 68 a Placilla. Iba a “gran velocidad” y continuó por Peñuelas para llegar al cuartel de la 13° Compañía de Bomberos de Valparaíso.

“Yo quería hacer un poco de tiempo, ya que no quería salir en el carro 112, el cual es un carro de combate, mientras que yo quería salir en el carro de Puesto de Comando UL1 o PS1. Debo indicar que yo portaba un equipo portátil de mi propiedad y el cual escanea señales de Bomberos y Conaf”, contó.

Llamados, distanciamiento y evidencia

“Recuerdo perfectamente que poco después de haber arrojado los primeros artefactos incendiarios en la Ruta 68 y Camino Antiguo a Santiago, realicé un llamado telefónico desde mi aparato a Franco Pinto, específicamente a la entrada del Camino a Quepilcho, para avisarle y decirle que ‘estaba listo lo’, aludiendo al lanzamiento de artefactos incendiarios, recordando que el Franco me dijo que estaba en la base y que seguramente lo despacharían a la brevedad al lugar”.

“También recuerdo que me llamó Paula, de quien no recuerdo el apellido, quien me preguntó si yo acudiría al incendio, respondiendo que sí, pero que iría por la compañía. En este punto debo señalar que yo también ocasionalmente trasladaba a personas de Corporación Informativa de Emergencias 24/7 a los lugares donde ocurrían emergencias, por lo que la llamada era para saber si los podía trasladar al lugar, ante lo que respondí de forma negativa”, afirmó.

Por otra parte, indicó que tras el 2 de febrero no volvió a hablar ni encontrarse con el hasta ese entonces brigadista de Conaf, Franco Pinto. “Tampoco recibí llamadas o mensajes de él hasta hoy, donde yo le mandé un WhatsApp de un dato de trabajo, ya que sabía por otras personas que habían finiquitado a los brigadistas de Conaf por el término de temporada”, indicó.

Al cierre de su declaración, dijo que “el día del incendio no utilicé todos los artefactos incendiarios que fabriqué, por lo que guardé algunos en una caja, la que mantengo en mi dormitorio”.

Fuente y foto: www.latercera.com

VIPER – Sistema de Gestión de Emergencias