Ser bombero voluntario es una cuestión de vocación