Es cura en San Vicente y ahora también bombero voluntario