Portada » Noticias » Graves carencias en el servicio comarcal de bomberos

Noticias

Bomberos de España 06 / 11 /2017

Graves carencias en el servicio comarcal de bomberos

( )

Torrelavega.- El parque comarcal de bomberos vuelve a ser motivo de preocupación en Torrelavega. Un informe técnico al que ha tenido acceso este periódico desvela graves carencias en este importante servicio, que atiende a diez municipios que suman una población de más de 100.000 habitantes.

El estudio señala que la falta de personal y medios en el parque está alcanzado «niveles alarmantes». El concejal de Seguridad, Pedro Pérez Noriega, lo desmiente y dice que los problemas no son graves y se están resolviendo «en la medida de lo posible y de forma paulatina».

Sin embargo, el informe califica la gestión de negligente y describe problemas que se han sostenido a lo largo de los años, sin que los grupos políticos hiciesen «esfuerzo alguno» por solventarlos, teniendo que ser los propios trabajadores del servicio quienes «han tenido que solventar las deficiencias con los pocos medios que les son facilitados».

En este sentido recuerda que el parque de bomberos arrastra una grave falta de personal. La plantilla ha pasado de los 40 efectivos con que contaba en 2010 a 35 en la actualidad, una situación que es «perfectamente conocida» por el equipo de gobierno, dado que por parte de la jefatura del servicio «se ha informado de manera detallada y reiterada sobre la problemática».

Una plantilla reducida que además está envejeciendo, siendo la edad media de los trabajadores del servicio superior a los 47 años, llegando a los 54 en el caso de los bomberos que conducen los vehículos. Esta carencia se ha venido paliando de forma «temporal e insuficiente» con la contratación de bomberos en la época estival. Una situación que está repercutiendo negativamente en las condiciones de seguridad de los bomberos durante las intervenciones, ya que en muchas ocasiones se ven obligados a actuar con «el personal mínimo».

«Totalmente necesario»

Además, el informe describe una «manifiesta» falta de mandos que está «lastrando» el correcto desarrollo del servicio. Resulta «totalmente necesario» habilitar varios puestos de cabo y sargento. Esta situación está poniendo en «riesgo» el correcto desarrollo de las funciones del servicio, limitando las tareas de formación y planificación necesarias para el correcto funcionamiento del cuerpo.

El informe también describe una «patente» falta de material y graves deficiencias en infraestructuras, hecho que «está perjudicando el correcto cumplimiento del servicio y la calidad del entorno de trabajo». En este sentido, recuerda que desde que se puso en marcha el actual parque de bomberos en el Mercado Nacional de Ganados, en 2007, no se han realizado mejoras de importancia en el mismo.

A modo de ejemplo, detalla algunas de esas deficiencias, como el techo del parque, que no se encuentra aislado debidamente, lo que provoca unas temperaturas de trabajo inadecuadas (muy elevadas en verano y muy bajas en invierno), llegando a tener que «ponerse la ropa de intervención a temperaturas cercanas a cero grados».

La zona en la que deben preparar y cargar el equipo necesario para las intervenciones no se encuentra aislada de la de estacionamiento de los camiones, por lo que los trabajadores se ven obligados a tener que ultimar lo detalles logísticos y el procedimiento de intervención «junto al ruido de los vehículos y el considerable humo derivado del arranque de los mismos».

La vestimenta de trabajo es «insuficiente» y está «deteriorada». Según el estudio, no hay suficiente vestuario para toda la plantilla, lo que obliga a los bomberos a «prestarse trajes». Una medida que es «completamente antihigiénica» y supone un potencial riesgo para la salud de los trabajadores y para el correcto desempeño de sus funciones, al tener que trabajar con trajes que «no son de su talla». Los bomberos también carecen de trajes de protección adecuados para retirar los nidos de avispa asiática, teniendo además que almacenar de manera precaria el veneno utilizado para el desempeño de esa tarea.

Respecto al parque móvil, el informe señala que es anticuado y cuenta con vehículos con importantes desperfectos que limitan el correcto cumplimiento del servicio y suponen un potencial riesgo para la salud de los trabajadores. El servicio técnico no está especializado en este tipo de vehículos, por lo que las averías se reparan de manera «deficiente».

Réplica municipal

La respuesta del edil de Seguridad no se ha hecho esperar. Pérez Noriega no está de acuerdo con el contenido del informe: «Sí estoy de acuerdo con la falta de personal, pero no es alarmante. Ahora está garantizado el servicio mínimo todo el año y podemos discutir sobre si cinco efectivos de guardia son o no suficientes, salvo en verano que se contrata personal eventual». Tampoco acepta la crítica sobre la falta de mandos: «Ahora hay cinco cabos, uno por guardia, y es verdad que hay un sargento que está en excedencia, pero vamos a promocionar un cabo a sargento y un bombero a cabo en la próxima oferta de empleo público».

Respecto a la falta de material, el concejal regionalista afirma que «se va reponiendo año a año». Recuerda que son los propios bomberos los que detallan sus necesidades anualmente y este ejercicio se destinó una partida de 60.000 euros para cubrirlas. «Se han entregado emisoras, espalderas, bombonas de oxígeno… y el año que viene volveremos a hacer lo mismo», afirma.

Según Pérez Noriega, la seguridad de los bomberos está «por encima de todo» y pone un ejemplo: «En 2018 compraremos el traje más moderno que haya en el mercado». En cuanto a los vehículos, reconoce que algunos «tienen que adecuarse» y por eso se ha solicitado a una empresa especializada que emita un informe para «garantizar la seguridad de los trabajadores».

fuente y foto: www.eldiariomontanes.es







Comentarios